miércoles, 6 de febrero de 2013

Los del Piso de Abajo


Resulta indudable que una de las características de esta edición del COAC es el buen nivel en la modalidad de comparsa, incluido entre las hipotéticas aspirantes a la gran final. Por considerarla la más completa de cuantas han participado, que no ha de coincidir necesariamente con la favorita, apostamos por Los del piso de abajo como candidata fija a la final.

Tras un año de ausencia en el concurso, el nivel de exigencia iba a ser alto, y lo ha cumplido con creces. Jesús Bienvenido regresó al Falla con un tipo que, a priori, puede resultar manido en carnaval; pero consiguió darle ese sello personal que ha hecho olvidar esa cuestión. Demonios con aires rockeros. Tras  esta simple descripción aguardan infinidad de detalles en un tipo que bien podría optar a La Aguja de Oro.

“Solo soy un ciudadano al que ataron sus manos con una cadena y arrastro una pena por vender mi alma”. Entre llamas y el sonido de guitarras eléctricas, a las puertas del infierno, dan paso a la presentación donde afirman que son diablos, no traviesos ni gamberros, sino “malos malos”. La música, como a lo largo de todo el repertorio, es magistral; y el conjunto de voces, perfecto.

Desde escuchar por primera vez “Un alto en el camino” en preliminares consiguen grabar en el espectador una melodía de pasodoble sublime. Nos han deleitado con letras duras a la política o reivindicativas “un pueblo sin cultura es la sepultura para el progreso” en defensa de la educación pública. Otra pequeña joya fue el  dedicado a sus hijos “para ella esta es la mejor comparsa, porque aquí canta su padre”. Precioso.

Cuplés con altibajos aunque bien en líneas generales. Eso sí, intachable interpretación la de estos diablos satirones.  El estribillo, como suele ser habitual en esta comparsa, con su coletilla final para ser coreada por el público.

Terminan con un popurrí muy completo, de alto contenido y variedad musical exponiendo que “un pobre diablo podría ser cualquiera”. No defraudan estos diablos en su regreso a las tablas con la que puede ser su comparsa "menos achirigotada". Aún costando caro el pase a la final y, finalmente, sin penalización alguna, será muy difícil que se les escape. Y ya veremos si no consiguen subir desde el piso de abajo a lo más alto.